Inmunes a la terapia

No nos engañemos: cualquier neurótico que no esté dispuesto a cuestionar a su familia nociva, no debería intentar una terapia psicodinámica (analítica, emocional, madurativa).

Ninguna psicoterapia honesta eludirá jamás la cuestión familiar.

Por eso, quienes se resisten a ello porque obviamente siguen aferrados, a veces muy gravemente, a unos padres sin amor, son inmunes a dicha clase de terapias.

© JOSÉ LUIS CANO GIL
Psicoterapeuta y Escritor
Se permite reproducir el texto indicando el autor y/o enlace.