Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2022

La locura no es hermosa

Imagen
La locura es fruto del maltrato infantil extremo , y causa el sufrimiento consciente e inconsciente más grave del ser humano. Cualquiera que lo niegue no conoce de cerca el tormento secreto de los psicóticos, con sus ansiedades extremas, pánicos, obsesiones, delirios, alucinaciones, vacíos insondables, angustias de identidad, discapacidades sociales, etc. Por eso reivindicar, romantizar o normalizar políticamente la locura con activismos diversos es, en mi opinión, como defender el "Orgullo del Niño Golpeado", el "Orgullo de la Mujer Violada", el "Orgullo del Torturado Psíquico", etc. Y, por otro lado, si la locura es reivindicable, también podría exaltarse el "Orgullo Psicópata", el "Orgullo Pederasta" o el "Orgullo Criminal", que también derivan de máximos maltratos infantiles. ¿Por qué hay "orgullos" que nos parecen monstruosos y otros que idealizamos?

Terapias-masaje

Imagen
Las personas narcisistas suelen elegir psicoterapias narcisistas, es decir, las que mejor canalizan y perpetúan su narcisismo. Dichas personas, incapaces de cualquier autoanálisis y sin deseo alguno de madurar, sólo buscan reafirmarse en sus quejas e ideas, escapar de la realidad y sentirse "especiales" mientras lo hacen (por ejemplo, eligiendo terapias prestigiosas, caras, pseudoespirituales, etc.). Lo que estas personas desean es, en el fondo, ser "masajeadas" por sus terapeutas. Son las terapias para no cambiar. Las terapias para fingir que se hace terapia. Las terapias-masaje. Sirven para muy poco y duran hasta que el terapeuta les pone fin o cesa el capricho del consultante.

¿Sociedad líquida... o liquidación social?

Imagen
Imagen: © Pablo Zweig El socialcapitalismo, hipócrita e incansable inventor de eufemismos, llama "adaptación" al sometimiento. "¡Adáptate a estos tiempos cambiantes y líquidos!" nos predica sin descanso, como si ello fuese lo mejor frente a un destino casual y sin responsables. Dicho régimen santifica a sus adeptos, que se doblegan sin resistencia alguna al "todo vale" ético, intelectual, social, político y ultratecnológico que nos impone continuamente desde arriba; y denigra por "inadaptados" o "fascistas" a sus disidentes. Y, mediante toda clase de trucos lingüísticos -ya ideados por Orwell, Hitler y Stalin- se autoproclama "democrático" y faro redentor del mundo. Pero no sólo la sociedad puede ser "líquida y cambiante". También los procesos de putrefacción lo son. También los muertos se descomponen en fluidos pestilentes y "cambian" hacia estados cada vez más degradados de la mate

El apego tóxico

Imagen
Cuanto más patológica es una madre, más patológico es -en general- el apego del hijo/a. Tal apego es, de hecho, la causa real de su sufrimiento; la raíz última de su neurosis. Es su verdadero enemigo. El demonio que necesita exorcizar. Para ello, el sujeto debe elegir : o sufrir temporalmente en su lucha contra ese demonio. O sufrir para siempre los síntomas dolorosos (inmadurez, desdicha, trastornos psicológicos de toda índole) causados por su apego envenenado. "O soy fiel a mis verdugos, o soy fiel a mí mismo". Éste es el dilema fundamental. Ambas opciones son válidas, pero dramáticamente incompatibles. Por eso cualquier persona que realice o desee iniciar una terapia sanadora / maduradora debería tomar su decisión cuanto antes... o no funcionará. De ahí, en mi opinión, el fracaso de tantas terapias.

El bosque muerto

Imagen
Todos los problemas neuróticos y de personalidad pueden definirse en términos de fallos en nuestros vínculos con los demás. Somos mamíferos sociales y no puede ser de otro modo. Toda neurosis es una consecuencia y, a la vez, el origen de nuevos vínculos "defectuosos" (inexistentes, traumáticos, tóxicos, etc.). Y la sociedad entera es una red donde innumerables de sus "mallas" (o vínculos) están deshilachadas o rotas. También la psicoterapia es una forma de vinculación paciente-terapeuta. Y, para ayudar al sujeto, debemos trabajar en sus modos de relacionarse. Ahora bien, nos topamos cada vez más con una amenaza: ¿cómo podemos enseñar a las personas a confiar, socializarse, vincularse satisfactoriamente con una pareja, etc., en un mundo basado en el egocentrismo y el miedo? ¿Cómo podrán readaptarse a una sociedad cada vez más "líquida" (Bauman) y sin afectos profundos ni estables? ¿No será la psicoterap