Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2021

Redes sociales 3: los cementerios de la cultura

Imagen
Si los yacimientos del saber se hallan en las bibliotecas, hemerotecas, filmotecas, museos, archivos, webs y bancos de conocimiento (físicos y virtuales) de todo tipo, entonces no es difícil interpretar que las ruinas de tal conocimiento, sus pedazos rotos, erosionados y arrastrados por la sociedad y el tiempo, los cementerios de la cultura, son, entre otros, las redes sociales. Las redes sociales me parecen, en efecto, grandes vertederos donde se acumulan día y noche ingentes cantidades de frases, titulares, datos, fechas, hechos, imágenes, sapiencias, mentiras, nimiedades, contradicciones, piltrafas de información de toda índole, todo ello bien triturado y mezclado, formando colosales sumideros. No se puede confiar ni aprovechar casi nada en ellos. Su incesante ruido multicolor confunde, aturde, cansa, aburre, incluso embota el alma frente al verdadero conocimiento. Creo que el saber no se halla en los estuarios de

De victimismos y 'revictimizaciones'

Imagen
Como sabemos, es más fácil acusar a los demás que reconocer los propios errores. Por ejemplo, nos quejamos de ciertas personas narcisistas, psicopáticas, etc., en vez de admitir, además, nuestra patológica dependencia emocional de ellas o, simplemente, nuestra propia toxicidad hacia terceros. Llamamos victimismo a esta actitud tan cómoda, reprochadora e inútil. El victimismo es una forma de hipocresía y manipulación narcisista que busca obtener ciertas ventajas psicológicas (atención, control, etc.) y, últimamente, también económicas y políticas. Al victimista le gusta fingirse víctima absoluta, impotente, sin errores ni defectos. El principal de los cuales suele ser, sin embargo, su propio aferramiento consciente o inconsciente a las situaciones nocivas de las que se lamenta sin descanso, y/o sus propios abusos encubiertos en tales situaciones o contra personas inocentes (hijos, familiares, empleados, etc.). La perso

Babel

Imagen
Podemos decir o informar de cosas (datos, hechos) a otras personas, pero no podemos "comunicarles" (transferirles, hacerles sentir y entender) cualquier idea o experiencia cuyas semillas no estén ya presentes en ellas. Sencillamente no nos comprenderán. No empatizarán con nosotros. Carecen de los "receptores" adecuados para ello, que sólo se desarrollan a partir de temperamentos, neurosis y vivencias afines a las nuestras. En otras palabras, no podemos "concienciar" o convencer a nadie. Sólo podemos recordarles lo que de algún modo, consciente o inconscientemente, ya saben. Celebrar con ellos nuestra visión común. Por eso el mundo es una babel de desacuerdos. Y la "comunicación humana" es, en el fondo, un sueño.

Hombres de trapo

Imagen
Veo en Facebook incontables memes femeninos sobre lo que "ninguna mujer sana y digna debería tolerar de un hombre", etc. Pero, en justa simetría, no veo nada comparable sobre lo que ningún hombre digno y sano debería tolerar de una mujer... Es muy extraño, pues en el mundo hay tantos canallas como arpías. Y no oímos ninguna voz masculina alzarse contra ello. ¿Dónde está la lucidez, el coraje y el amor propio de los varones, infinidad de los cuales, tras ser castrados por sus propias madres, se entregan luego a la extrema dominación de sus novias y esposas? ¿Qué pasa con esos muchísimos hombres de trapo, peleles, adictos al maltrato femenino por unas migajas de sexo y pseudoamor? ¿Por qué sus humillaciones, manipulaciones y violencias -emocionales e incluso físicas- sólo merecen silencio o risa? Ojalá esos pobres diablos escapen cuanto antes de sus lastimosos armarios.

Día Mundial del Arrepentimiento Parental

Imagen
Propongo que el 25 de Diciembre, apoteosis global de la hipocresía pseudoamorosa y pseudofamiliar, sea reconvertido en Día Mundial del Arrepentimiento Parental .  En dicha festividad, todas la madres y padres del mundo se disculparán ante sus hijos por sus infinitos errores y crímenes (desamor, despotismo, abusos, violencias, destrucción psíquica), se arrepentirán amargamente por ello, y jurarán no volver a cometerlos realizando para tal fin todos los esfuerzos necesarios. Seguirán sentidas lágrimas y abrazos de reconciliación familiar. Y ratificarán el pacto con un humilde y alegre banquete. Aunque ya sabemos que tan ilusa utopía se convertiría rápidamente en otra orgía de falsedades, tal vez algunas familias sí lograran tomar honesta conciencia de sus problemas. A lo que jamás ayudará la truculenta "navidad".

El cuento de la Mentira

Había una vez el Miedo y el Interés (el afán narcisista). Y el Miedo y el Interés se casaron y tuvieron una hija horrenda, la Mentira, que resultó tiránica y se apoderó del mundo. Y, desde entonces, casi todo cuanto vemos, tocamos, oímos, pensamos, hacemos, decimos, es falso. Engaños dentro de engaños. Tapaderas de las infinitas verdades que nos asustan, y de los infinitos anhelos egocéntricos que satisfacemos a escondidas. Y no es mera hipocresía, pues ni siquiera notamos la farsa. Es neurosis. Alucinación. Locura. Y de tan negros pantanos surgen todos los monstruos.

Fraudes de amor

Cuando alguien dice a un neurótico que "tus padres te amaron pero 'no supieron' demostrarlo", o bien "tus padres te descuidaron porque 'trabajaron durísimo para que no te faltase de nada' ", etc., podemos estar seguros de que miente. Para el niño no hay ninguna diferencia entre el amor invisible y el amor inexistente. Y descuidar a los hijos por cualquier motivo no es sino subordinarlos a otros intereses incompatibles con su crianza. Los niños no se alimentan de palabras, promesas, ausencias, sacrificios, regalos o billetes de banco. Sólo pueden metabolizar la presencia atenta, cuidadora y afectuosa de sus padres.

Los domadores de fantasmas

Imagen
Los microbios y los espíritus tienen algo en común: son invisibles y dan miedo (porque tienen que ver con la muerte). Por eso, en cualquier momento y lugar siempre han aparecido los domadores de fantasmas y, más tarde, de microorganismos. Los intermediarios, los pretendidos gestores de la salvación frente a la muerte. Después de todo, nadie va a comprobar si eso es cierto o no, o ni siquiera posible. Nadie dejará de someterse como niños a las invenciones y rituales de sus pretenciosos salvadores. Los cuales, abusando de su poder en nombre de la "vida" (natural o ultramundana), dominarán invariablemente la tierra. La administración de espíritus se llama Religión. La gestión de bioespectros concierne a la Política.

Redes sociales 2: los retretes

Imagen
Muchas personas en las redes sociales no leen: proyectan sin descanso. Sus filias, sus fobias, sus prejuicios, su neurosis. Por ejemplo, engullen sin masticar (sin atención, ni reflexión, ni relectura) los textos de los demás, y luego los "comentan" con precipitación, ignorancia o ira. En el caso de mis escritos, a menudo estas personas "no están de acuerdo" con ideas que mis textos no dicen, u olvidan otras que sí dicen, o las malinterpretan, o se dan tales personas por aludidas, o se sienten ofendidas, o responden a temas generales con problemas particulares, o preguntan cosas que los propios escritos responden, o "aportan" ideas que ya están dichas en tales escritos, o critican frases sin considerar los contextos, o me descalifican personalmente sin conocerme a mí ni a mi obra, o hablan de asuntos totalmente ajenos al tema, o polemizan con insolencia o agresividad, o sermonean a los demás, o insultan, o invaden con infinidad de mensajes consecutiv