4 teorías para un cadáver

Las teorías sobre el origen de los trastornos psicológicos se parecen, en mi opinión, a las hipótesis sobre las causas de una muerte. Por ejemplo, imaginemos a un hombre apuñalado en los lavabos de un Congreso Interdisciplinar de Psicología:

El psiquiatra, siendo médico, opina: "ha muerto por paro cardiaco y cerebral".

El psicólogo sugiere: "ha muerto por inadaptación cognitivo-conductual a un medio hostil".

El psicoanalista afirma: "Su libido sucumbió al conflicto con Tanatos".

Pero la señora de la limpieza, que pasa por allí y no está contaminada por teorías, dice: "Yo creo que lo han matado. ¿No habría que llamar a la policía?"

Y es que el psiquiatra, el psicólogo y el analista tienen, cada uno en su ámbito, su parte de razón. Pero si no poseen, además, una visión periférica, una conciencia socio-familiar, no han entendido nada.