Más allá de las ventanas

Parece mentira que millones de personas crean sin pestañear cualquier cosa que no pueden verificar, sólo porque lo ven en sus "ventanas".

Pero precisamente ésta es la baza de las ventanas: mentir a destajo no sólo aprovechando su efecto mágico-hipnótico sobre las personas, sino porque generalmente nadie va a comprobar lo que dicen.

Todo sistema cerrado favorece el engaño (o incluso es creado para engañar). Por eso cualquier verdad y libertad suele encontrarse más allá de las ventanas.