Supervivientes

Muchas personas no crecen emocionalmente gracias a sus madres y padres, sino a pesar de ellos.

Son los supervivientes de su infancia.

Nada que agradecer.

Quien mira lo profundo sin miedos ni prejuicios, lo sabe.