Envidia, admiración, celos

Pese a tratarse de sentimientos muy diferentes, suele darse una gran confusión entre la envidia, la admiración y los celos. He aquí, según mi experiencia, sus respectivas psicodinámicas:

1. Envidia. Puede ser consciente o inconsciente, grande o pequeña, etc., pero se trata de una asociación inconfundible de dolor y rabia/odio defensivos, contra las personas que reflejan nuestras carencias más agudas. La envidia es siempre patológica y muy corrosiva, tanto para el envidioso como para el envidiado. Se da especialmente en las personas más frustradas, dañadas o narcisistas.

2. Admiración. Es una dinámica de identificación e idealización frente a las personas que poseen más desarrolladas algunas cualidades que nosotros, parcial y/o inconscientemente, también poseemos. Esto convierte a aquéllas en modelos de imitación y aprendizaje. La admiración es motivadora y está relacionada con la capacidad de madurar y amar.

3. Celos. Expresan el miedo doloroso a la pérdida del amor/favor de una persona, frente a terceros. Pueden ser conscientes o inconscientes, fundados o neuróticos, grandes o pequeños, etc., y sus causas y manifestaciones son muy diversas.

Estos tres sentimientos, tan distintos, pueden darse a veces en un mismo individuo, e incluso frente a una misma persona. De ahí la complejidad de algunos trastornos neuróticos.

Para saber más:
La envidia
Los celos