¿Inocente o culpable?

Vemos en películas y noticiarios que, cuando juzgan al malo, a menudo se dice que sufría un trastorno mental (transitorio o no), pero que siendo "plenamente consciente de lo que hacía", o distinguiendo "perfectamente el bien del mal", etc., es por tanto responsable, culpable, etc. de su crimen. Otras veces se afirma, al revés, que obrando bajo una ofuscación pasajera (por efectos del alcohol, drogas, brote psicótico, etc.), no es por ello responsable de su acción, etc. O sea que el criterio para juzgar una acción parece ser la supuesta "claridad mental" del autor en el momento del delito.

Yo soy totalmente profano es estas peliagudas cuestiones. Pero sí sé que cualquier trastorno neurótico o psicótico está determinado por poderosas fuerzas inconscientes que el trastornado, por definición, no puede controlar. Por eso necesita terapias, etc. Dichas fuerzas inconscientes pueden expresarse con ciego descontrol o con fría consciencia y deliberación, sin que ello varíe en nada la patológica psicodinámica del sujeto ni, a veces, su anormal carencia de frenos psicológicos y morales ante determinados propósitos o circunstancias.

La mayor o menor lucidez no es independiente de nuestros trastornos psicoafectivos, sino que forma parte de ellos. El depresivo es muy consciente de su depresión y no por ello puede evitarla. El fóbico y el ansioso, lo mismo. El obsesivo, el adicto o el delirante, igual. Etcétera... Por eso me dejan perplejo estos juicios de películas y noticiarios.