Neurosis ciega

La tragedia del maltratado es que pierde la visión. Cuanto más maltratado, más ciego es. Ya lo dice el refrán: "ojos que no ven...". Así, cuanto menos ve, menos le duele por fuera, pero más sufre por dentro. Más síntomas padece. No logra identificar, ni defenderse apropiadamente, ni alejarse del problema, al que incluso se aferra. Pues nada engancha más que unos pechos vacíos.

La neurosis es un círculo vicioso. Un monstruo que se retroalimenta. Cuanto más nos protegemos del dolor, más nos hundimos en él... Y más nos alejamos de cualquier solución.

Salvo excepciones.