La agenda homosexual

Es curiosa la obsesión de la Agenda Mundial por fomentar la homosexualidad, como si ésta no fuese el resultado natural de esa otra obsesión que es el odio al varón heterosexual.

Creo, en efecto, que cuando el varón es políticamente desterrado de la familia y la sociedad, ocurren dos cosas importantes. La primera es que el rol paterno clásico (protector, proveedor, normativo, educador) es sustituido por la autoridad ciega y omnipotente del Estado. La segunda es que, perdiendo todo referente masculino, los hombres se identifican desde la infancia principalmente con la madre (se feminizan), aprenden a temer/odiar lo masculino, y en consecuencia sólo pueden ser "amigos" de las mujeres y enamorarse de otros hombres afines. Y las mujeres, por similares razones, sólo pueden interesarse por otras mujeres.

Por eso, suprimido el "macho", la sociedad se homosexualiza por sí misma. ¿Por qué, entonces, tanta prisa en acelerar el proceso?