Terapias e ideologías

¿Llevarías a tu hijo a un pediatra pederasta? ¿Acudirías a un ginecólogo acusado de violación? ¿Tomarías un taxi conducido por un borracho?

De igual modo, si un hombre es agresivo con su mujer, ¿le entenderá una terapeuta feminista? Si alguien realiza acciones reprobables, ¿le comprenderá un terapeuta moralista? Si es creyente, ¿le ayudará un ateo? Si su familia le partió el corazón (¡tan terrenal!), ¿sintonizará con un terapeuta new age? Etcétera.

Los espejos deformados no reflejan la realidad.

Por eso, como dice la terapeuta Olga Pujadas, "la buena psicología es amoral e incompatible con cualquier ideología".

Como la medicina o la cirugía.