Entradas

Mostrando entradas de 2021

Redes sociales 3: los cementerios de la cultura

Imagen
Si los yacimientos del saber se hallan en las bibliotecas, hemerotecas, filmotecas, museos, archivos, webs y bancos de conocimiento (físicos y virtuales) de todo tipo, entonces no es difícil interpretar que las ruinas de tal conocimiento, sus pedazos rotos, erosionados y arrastrados por la sociedad y el tiempo, los cementerios de la cultura, son, entre otros, las redes sociales. Las redes sociales me parecen, en efecto, grandes vertederos donde se acumulan día y noche ingentes cantidades de frases, titulares, datos, fechas, hechos, imágenes, sapiencias, mentiras, nimiedades, contradicciones, piltrafas de información de toda índole, todo ello bien triturado y mezclado, formando colosales sumideros. No se puede confiar ni aprovechar casi nada en ellos. Su incesante ruido multicolor confunde, aturde, cansa, aburre, incluso embota el alma frente al verdadero conocimiento. Creo que el saber no se halla en los estuarios de

De victimismos y 'revictimizaciones'

Imagen
Como sabemos, es más fácil acusar a los demás que reconocer los propios errores. Por ejemplo, nos quejamos de ciertas personas narcisistas, psicopáticas, etc., en vez de admitir, además, nuestra patológica dependencia emocional de ellas o, simplemente, nuestra propia toxicidad hacia terceros. Llamamos victimismo a esta actitud tan cómoda, reprochadora e inútil. El victimismo es una forma de hipocresía y manipulación narcisista que busca obtener ciertas ventajas psicológicas (atención, control, etc.) y, últimamente, también económicas y políticas. Al victimista le gusta fingirse víctima absoluta, impotente, sin errores ni defectos. El principal de los cuales suele ser, sin embargo, su propio aferramiento consciente o inconsciente a las situaciones nocivas de las que se lamenta sin descanso, y/o sus propios abusos encubiertos en tales situaciones o contra personas inocentes (hijos, familiares, empleados, etc.). La perso

Babel

Imagen
Podemos decir o informar de cosas (datos, hechos) a otras personas, pero no podemos "comunicarles" (transferirles, hacerles sentir y entender) cualquier idea o experiencia cuyas semillas no estén ya presentes en ellas. Sencillamente no nos comprenderán. No empatizarán con nosotros. Carecen de los "receptores" adecuados para ello, que sólo se desarrollan a partir de temperamentos, neurosis y vivencias afines a las nuestras. En otras palabras, no podemos "concienciar" o convencer a nadie. Sólo podemos recordarles lo que de algún modo, consciente o inconscientemente, ya saben. Celebrar con ellos nuestra visión común. Por eso el mundo es una babel de desacuerdos. Y la "comunicación humana" es, en el fondo, un sueño.

Hombres de trapo

Imagen
Veo en Facebook incontables memes femeninos sobre lo que "ninguna mujer sana y digna debería tolerar de un hombre", etc. Pero, en justa simetría, no veo nada comparable sobre lo que ningún hombre digno y sano debería tolerar de una mujer... Es muy extraño, pues en el mundo hay tantos canallas como arpías. Y no oímos ninguna voz masculina alzarse contra ello. ¿Dónde está la lucidez, el coraje y el amor propio de los varones, infinidad de los cuales, tras ser castrados por sus propias madres, se entregan luego a la extrema dominación de sus novias y esposas? ¿Qué pasa con esos muchísimos hombres de trapo, peleles, adictos al maltrato femenino por unas migajas de sexo y pseudoamor? ¿Por qué sus humillaciones, manipulaciones y violencias -emocionales e incluso físicas- sólo merecen silencio o risa? Ojalá esos pobres diablos escapen cuanto antes de sus lastimosos armarios.

Día Mundial del Arrepentimiento Parental

Imagen
Propongo que el 25 de Diciembre, apoteosis global de la hipocresía pseudoamorosa y pseudofamiliar, sea reconvertido en Día Mundial del Arrepentimiento Parental .  En dicha festividad, todas la madres y padres del mundo se disculparán ante sus hijos por sus infinitos errores y crímenes (desamor, despotismo, abusos, violencias, destrucción psíquica), se arrepentirán amargamente por ello, y jurarán no volver a cometerlos realizando para tal fin todos los esfuerzos necesarios. Seguirán sentidas lágrimas y abrazos de reconciliación familiar. Y ratificarán el pacto con un humilde y alegre banquete. Aunque ya sabemos que tan ilusa utopía se convertiría rápidamente en otra orgía de falsedades, tal vez algunas familias sí lograran tomar honesta conciencia de sus problemas. A lo que jamás ayudará la truculenta "navidad".

El cuento de la Mentira

Había una vez el Miedo y el Interés (el afán narcisista). Y el Miedo y el Interés se casaron y tuvieron una hija horrenda, la Mentira, que resultó tiránica y se apoderó del mundo. Y, desde entonces, casi todo cuanto vemos, tocamos, oímos, pensamos, hacemos, decimos, es falso. Engaños dentro de engaños. Tapaderas de las infinitas verdades que nos asustan, y de los infinitos anhelos egocéntricos que satisfacemos a escondidas. Y no es mera hipocresía, pues ni siquiera notamos la farsa. Es neurosis. Alucinación. Locura. Y de tan negros pantanos surgen todos los monstruos.

Fraudes de amor

Cuando alguien dice a un neurótico que "tus padres te amaron pero 'no supieron' demostrarlo", o bien "tus padres te descuidaron porque 'trabajaron durísimo para que no te faltase de nada' ", etc., podemos estar seguros de que miente. Para el niño no hay ninguna diferencia entre el amor invisible y el amor inexistente. Y descuidar a los hijos por cualquier motivo no es sino subordinarlos a otros intereses incompatibles con su crianza. Los niños no se alimentan de palabras, promesas, ausencias, sacrificios, regalos o billetes de banco. Sólo pueden metabolizar la presencia atenta, cuidadora y afectuosa de sus padres.

Los domadores de fantasmas

Imagen
Los microbios y los espíritus tienen algo en común: son invisibles y dan miedo (porque tienen que ver con la muerte). Por eso, en cualquier momento y lugar siempre han aparecido los domadores de fantasmas y, más tarde, de microorganismos. Los intermediarios, los pretendidos gestores de la salvación frente a la muerte. Después de todo, nadie va a comprobar si eso es cierto o no, o ni siquiera posible. Nadie dejará de someterse como niños a las invenciones y rituales de sus pretenciosos salvadores. Los cuales, abusando de su poder en nombre de la "vida" (natural o ultramundana), dominarán invariablemente la tierra. La administración de espíritus se llama Religión. La gestión de bioespectros concierne a la Política.

Redes sociales 2: los retretes

Imagen
Muchas personas en las redes sociales no leen: proyectan sin descanso. Sus filias, sus fobias, sus prejuicios, su neurosis. Por ejemplo, engullen sin masticar (sin atención, ni reflexión, ni relectura) los textos de los demás, y luego los "comentan" con precipitación, ignorancia o ira. En el caso de mis escritos, a menudo estas personas "no están de acuerdo" con ideas que mis textos no dicen, u olvidan otras que sí dicen, o las malinterpretan, o se dan tales personas por aludidas, o se sienten ofendidas, o responden a temas generales con problemas particulares, o preguntan cosas que los propios escritos responden, o "aportan" ideas que ya están dichas en tales escritos, o critican frases sin considerar los contextos, o me descalifican personalmente sin conocerme a mí ni a mi obra, o hablan de asuntos totalmente ajenos al tema, o polemizan con insolencia o agresividad, o sermonean a los demás, o insultan, o invaden con infinidad de mensajes consecutiv

Lo monstruoso

Para comprender mejor la índole de nuestro sistema, orientado hacia visiones y tecnologías cada vez más inhumanas y totalitarias, basta leer esta "perla" desalmada sobre el suicidio infantil. Forma parte de la entrevista a un neurobiólogo publicada ayer, 29/11/2021, en el diario online El País : "Pensemos en esos niños de 10 años o incluso de 7 que sólo piensan en suicidarse. Tenemos que entender cómo puede ser que un chaval de esa edad se tire del tobogán de cabeza porque quiere matarse. Esto pasa y la respuesta está en la bioquímica, en las señales eléctricas dentro de su cerebro que no están funcionando correctamente. Es una enfermedad del encéfalo, no del alma, es un órgano, es biología. Y la prueba está en que yo ahora mismo puedo ponerte unos electrodos en la cabeza y hacer que sientas más o menos ansiedad, puedo medir tu estrés, puedo manipular tu corteza motora y forzarte a correr. Es electricid

Psicoterapia infantil

No puedo decir que, en general, simpatice con la psicoterapia "infantil". ¿Los niños se trastornan a causa de sus malas crianzas y son ellos, y no los padres, quienes deben acudir a terapia? No es racional. Los terapeutas debemos decidir al servicio de quién trabajamos: ¿de las personas que sufren, o de las que financian las terapias? Es decir, ¿de qué lado estamos? Y también debemos elegir nuestra función: ¿aliviar a las víctimas, o sólo someterlas mejor ("readaptarlas") a las expectativas sociofamiliares? Todo esto es especialmente crítico, en mi opinión, en las terapias infantiles. Para mí, la honestidad y eficacia de una psicoterapia se mide por su capacidad de responder "SÍ" a las necesidades intrínsecas de los pacientes: ¿Me respetas? ¿Me comprendes? ¿Me ayudas? ¿Me defiendes?

4 teorías para un cadáver

Imagen
Las teorías sobre el origen de los trastornos psicológicos se parecen, en mi opinión, a las hipótesis sobre las causas de una muerte. Por ejemplo, imaginemos a un hombre apuñalado en los lavabos de un Congreso Interdisciplinar de Psicología: El psiquiatra, siendo médico, opina: "ha muerto por paro cardiaco y cerebral". El psicólogo sugiere: "ha muerto por inadaptación cognitivo-conductual a un medio hostil". El psicoanalista afirma: "Su libido sucumbió al conflicto con Tanatos". Pero la señora de la limpieza, que pasa por allí y no está contaminada por teorías, dice: "Yo creo que lo han matado. ¿No habría que llamar a la policía?" Y es que el psiquiatra, el psicólogo y el analista tienen, cada uno en su ámbito, su parte de razón. Pero si no poseen, además, una visión periférica, una conciencia socio-familiar , no han entendido nada.

Carta de un bebé a su mamá

Imagen
Circula por internet una "Carta de una madre a su hija" , no sé si real o ficticia, que emociona a muchos y estomaga a otros, pues se trata del más lamentable vademécum de mentiras y manipulaciones que muchas madres (y padres) suelen perpetrar contra hijos a los que no han sabido amar. Es un texto absolutamente egocéntrico, sensiblero y culpabilizador, que puede resumirse en el miedo de una mujer que, insegura porque intuye que nunca amó a su hija adecuadamente, se aferra a ella exigiéndole frutos (amor, gratitud, cuidados) cuyas semillas jamás sembró. (Nótese que cuando el amor es real, las reclamaciones no surgen por innecesarias). Analicé en un viejo artículo muchas de sus trampas hipócritas, victimistas y extorsionadoras. Pero hoy sólo transcribiré aquí la "Carta Alternativa" que aquel panfleto me inspiró. CARTA DE UN BEBÉ A SU MAMÁ Querida mamá, Te pido, por favor, que me prometas que elegiste tenerme, cuidarme y

La normalización del maltrato

Imagen
Los políticos se esfuerzan en "normalizar" los trastornos mentales, como si éstos fuesen problemas físicos o sociales, y no secuelas de la violencia familiar (en sentido amplio). ¿Cómo se puede normalizar el maltrato familiar? Sólo, en mi opinión, desde una formidable resistencia a la realidad, por toda clase de motivos. Por ejemplo: 1) La psicología intrínsecamente autoritaria y tabú de la institución familiar (el "Cuarto Mandamiento").  2) El hecho de que millones de personas guardan secretos , es decir, están involucradas como víctimas o como verdugos en experiencias de maltrato familiar, y en toda clase de neurosis encubridoras. 3) La fantasía de que las secuelas del maltrato dependen de su tipo y frecuencia (lo que sólo es cierto a medias). Incluso el desamor inconsciente sin muestras visibles ni, mucho menos, delictivas, puede causar daños psíquicos irreparables en los hijos. Ninguna cantidad de maltrato es inocua. 4) El pánico humano al sufrimiento

De locos y cuerdos

Imagen
Creo que hay algo incluso peor que no distinguir el bien del mal, y es no distinguir la locura de la cordura. Un "loco" es cualquier persona cuyos sentimientos, pensamientos y acciones nacen de causas distintas de las que ella misma supone; es decir, son causas inconscientes . Dicha persona está, por tanto, alienada de sí misma, "poseída" por fuerzas internas que desconoce y, por ello, no puede controlar. Cuanto más potentes son tales fuerzas, más extravagante, inadaptado o peligroso es el sujeto. Y cuanto más culpa éste de sus problemas al "exterior", más se enajena. El arco de la locura puede ir desde los trastornos neuróticos más leves hasta las más enormes perturbaciones violentas, psicóticas o sociopáticas. En este sentido, es obvio que muchísima gente está loca, incluidos muchos influyentes personajes sociales. Estos últimos suelen ser muy respetados, en parte por la ceguera social al

Redes sociales 1: las peceras

Imagen
Las redes sociales son como grandes peceras. Los peces burbujean, engullen partículas valiosas que algunos les echan, las regurgitan ("comparten") entre sí, etc. Pero apenas comen nada fuera de sus acuarios. De hecho, como en la antigua televisión, casi todo cuanto no aparece en los recipientes "no existe". Y es que para eso precisamente se inventaron las peceras. Son las piscifactorías donde millones de alevines, pastando cómoda y perezosamente, son cultivados .

¿Educación contra violencia?

Ya no aguanto más a quienes, frente a cualquier tipo de violencia infantil o juvenil, repiten: "debe mejorarse la educación en las familias, las escuelas, los límites, los valores humanos...". ¿"Educación"? ¡Pero si es precisamente la "educación", frecuente tapadera del desamor y la falta de empatía , la que contribuye a generar violencia en el corazón de los seres humanos! Cuando no hay amor y ejemplo, ninguna educación frenará a medio plazo la violencia latente. Y cuando sí hay amor, ¿para qué hace falta "educar" contra la violencia? Ésta es la paradoja (y el engaño) de los controles psicológicos. Como escribí en un post anterior, son como arrojar leña al fuego.

No me destruyas, mamá

Imagen
Si tu madre es muy dominante y te riñe en absolutamente todo, ¿qué sucederá? Muy sencillo: si eres chico, serás también dominante y no soportarás las libertades de tu mujer, que quizá te deje. Si eres chica, serás también dominante y quizá él se marche. Las consecuencias las pagarán vuestros hijos. Si tu madre, además o en vez de lo anterior, te agrede e intimida sin tregua, ¿qué pasará? Muy fácil: si eres chico, temerás también a tu mujer y serás su títere. Si eres chica, podrás ser su perfecta maltratada. Las consecuencias también las pagarán vuestros hijos. Si tu madre, además o en vez de lo anterior, es terriblemente absorbente, simbiótica, incluso incestuosa contigo, ¿que ocurrirá? Muy simple: tanto si eres chico como chica, nunca te atreverás a desvincularte de ella. Renunciarás a buscar tu propia pareja. Tu única opción inconsciente será 'enamorarte' de ti mismo/a y de tus espejos (elección homosexual). Si tu madre, además

La Niebla

Imagen
La falta de información genera ignorancia. Una sola fuente de información produce fanatismo. Varias fuentes de información promueven inteligencia. Muchas fuentes informativas estimulan el sabio escepticismo... Pero masivas fuentes de información generan hastío, náusea y regresión a la ignorancia. Y éste es precisamente el Plan (diseñado o inconsciente). Ocultar las verdades indispensables con millones de mentiras y verdades triviales. Matar la realidad con sobredosis de datos. Sumir al mundo en una Niebla Total contra el conocimiento.

Un sueño loco

Me gustarían unos medios de comunicación (radio, televisión, cine, series, internet) constituidos principalmente por...  Mujeres serenas, cordiales y seguras de sí mismas... no ansiosas, hostiles o retadoras. Hombres fuertes y sensibles... no duros, ni blandos, ni infantiles. Relaciones de amistad, confianza y colaboración... no perpetuamente en conflicto, rivalidad o lucha. Amores tiernos con o sin sexo... no carne humana sin amor. Historias de esfuerzo, coraje y maduración... no de perversidad, sangre o venganza. Ejemplos de respeto y honestidad... no moralismos, manipulaciones y linchamientos. Publicidad de productos y servicios... no propaganda de ideas e ideologías. Noticias veraces... no circos de enajenación y control. Etc. Pero nada de esto ocurrirá, pues sólo los excrementos dan poder y dinero.

Desmontando la 'perdonología'

Imagen
"Calla y sigue obedeciendo" Una seguidora de Facebook nos comparte la siguiente frase "perdonológica": "Ellos [tus padres] también tuvieron una niñez de la cual no sanaron. Ellos no sabían lo que hacían contigo porque no tuvieron una experiencia de amor incondicional, aún así hicieron lo mejor que pudieron. No los culpes, ni los trates de cambiar. Ámalos como son, y ahora que ya eres consciente... ¡ROMPE EL CICLO! [no maltrates a tus hijos, etc.] ". Esta cita resume magistralmente todos los tópicos y engaños de la teoría del perdón "terapéutico", tal como ya hemos señalado otras veces (p. ej., aquí o aquí ). Pero podemos desmontarlos con detalle una vez más, punto por punto: • Ellos también tuvieron una niñez de la cual no sanaron... Cierto. • No sabían lo que hacían contigo... Depende. Algunas madres y padres maltratadores (autores de abusos sexuales, vi

Sobre el abuso sexual infantil

Imagen
El abuso sexual infantil puede ser muy dañino. Pero existe, en mi opinión, una histeria sociopolítica sobre el problema, ya que las secuelas emocionales del abuso dependen de numerosos factores: • la edad del niño al sufrirlos • la identidad del abusador o abusadores • la clase y número de abusos ocurridos • su grado de aceptación, rechazo o culpa • el grado de intimidación o violencia • la calidad del entorno familiar • la personalidad y neurosis del niño • el ambiente sociocultural En este sentido, ni el abuso sexual infantil ni sus consecuencias suelen ser independientes de la clase de crianza que sufren los niños. De hecho, en la práctica, no es fácil distinguir entre los daños causados por los abusos sexuales en sí, de los debidos a los demás factores familiares (desamor, negligencia, malos tratos, secretismos, etc.). Estas familias, por cierto, suelen usar como tapadera de sus errores la gran alarma socia

Puritanos del perdón

Imagen
Leo por ahí una cita de una famosa escritora de autoayuda que dice: "Si quieres entender más a tus padres, haz que hablen sobre su propia infancia; y si escuchas con compasión, aprenderás de dónde vienen sus miedos y patrones rígidos" .Y yo, recordando con afecto a mis pacientes, pienso al instante con irritación: "Por la misma regla de tres, si observas y escuchas a tus hijos con compasión, entenderás por qué lloran en sus terapias con la personalidad y la vida destrozadas ". Jamás aceptaré esa burla de que las víctimas deban "comprender" a sus padres destructivos (con la obvia intención de éstos de hacerse exculpar, perdonar, etc.), pero no al revés . Esto sólo es la coartada de los torturadores (y de sus cómplices y sucesores) para seguir destruyendo impunemente a sus hijos y, por tanto, al mundo. La psicoterapeuta Olga Pujadas interpreta magníficamente la desafortunada

Sobre los "-ismos"

Obviamente, no es igual... Víctima que victimismo Conducta que conductismo Sentimiento que sentimentalismo Razón que racionalismo Idea que idealismo Autoridad que autoritarismo Igualdad que igualitarismo Paz que pacifismo Macho que machismo Mujer que feminismo Moral que moralismo Popular que populismo Dinero que capitalismo Nación que nazismo Social que socialismo... Etcétera. Los "ismos" consisten, pues, en tomar cualquier elemento particular de la realidad (el primer elemento comparativo: "víctima", "conducta", "sentimiento"...), exagerarlo/generalizarlo artificialmente, y convertir el abstracto resultado (el respectivo "-ismo") en un fetiche social al que odiar o, por el contrario, al que idolatrar contra las demás realidades del mundo. Son un delirio y un atropello contra la Vida. Y, en lo político, el arma más eficaz de dominación.

Llorar no es suficiente

Imagen
Que la crianza tradicional de los varones haya enfatizado que "los hombres no deben llorar", etc., no significa necesariamente, contra lo que muchos piensan, que las mujeres, libres de tal castración, resulten por ello más sensibles, empáticas y amorosas. Sólo implica que los varones sufren más dificultades para percibir y expresar sus sentimientos. La "fluidez" afectiva no garantiza una verdadera sensibilidad ni, mucho menos, un mejor potencial amoroso. Hay hombres exteriormente "fríos" o "duros" que interiormente son muy sensibles y vulnerables; y mujeres muy "emocionales" por fuera pero muy duras y egocéntricas por dentro. La mejor prueba de lo segundo es el masivo fracaso materno, es decir, la generalización de la neurosis. La genuina sensibilidad frente al mundo, la empatía, el amor (o sea, la superación del narcisismo neurótico) no se adquieren por la mera autor

De rábanos y terapias

Imagen
Para mí no hay más terapia que la que examina (y repara en lo posible) biografías, conflictos interpersonales, emociones contrapuestas, sentimientos invisibles, infancias desalmadas, heridas sangrantes, verdades esquivas, demonios atrapados, vacíos sin llenar... Todo lo demás (pensamientos, conductas, creencias) me parecen las hojas del rábano. Y, como sugiere el dicho, no conviene tomar el rábano por las hojas.

¿"Poliamor"?

Imagen
Si yo fuese el Amo del Mundo y quisiera destruir todos los lazos humanos basados en el amor, reducir a las personas a sujetos desesperados 100% serviles a mi voluntad, ¿qué haría? Muy sencillo: Pregonaría sin descanso en todos mis medios de comunicación del mundo las "maravillas" de la promiscuidad, las fantasías sexuales, el amor libre, las parejas abiertas, el poliamor, la "agamia", la "anarquía relacional" y otros eufemismos extravagantes. Insistiría en que el amor es "opresor", una "ideología", un asunto "heteropatriarcal", etc. Y, desacreditando así todo lo que une a las personas y enfatizando en cambio todo lo que las separa (narcisismo, soledad, envidia, rabia), conseguiría no sólo normalizar el desamparo de millones de personas, sino lograr su renuncia a toda esperanza de amor e incluso extirpar el amor de la faz de la tierra. Entonces, absolut

Fantasías sexuales

Imagen
Creo que las fantasías sexuales, entendidas aquí como sucedáneos de la realidad , están sobrevaloradas y tienen un lado oscuro. Son evidentemente útiles para el autoerotismo, etc.,  pero no aportan nada valioso a las relaciones de pareja. Por ejemplo, cuando una persona en plena relación sexual con otra necesita unilateral (o incluso compartidamente) fantasear escenas sexuales distintas del aquí y ahora, o con terceros, etc., ¿dónde se hallan realmente ubicadas tales personas? ¿Qué o quién las excita de verdad? ¿Están ambos sujetos realmente conectados y deseándose, o más bien utilizándose como objetos al servicio de sus fantasías? Etcétera. Y en todo caso, ¿por qué la realidad sexual del momento no habría de ser suficiente para colmarlas?  Una variante de las fantasías sexuales es el llamado "cibersexo", mediante el que p

Museo de frases estúpidas

Imagen
• Mis padres me maltratan, pero me quieren a su manera • Si no nos quieres ni perdonas, tus hijos te harán lo mismo • Si no nos quieres a nosotros, en realidad no te quieres a ti mismo • Si te enfadas conmigo, tu ira aumentará y te hará daño a ti mismo • Te quiero porque eres mi hijo (o madre, padre, pariente, pareja, etc.) • Ya me echarás de menos • Con todo lo que he hecho por ti • Me debes un respeto • Yo te di la vida • ¿Qué harías tú sin mí? • ¿Así me lo agradeces? • Lo tienes bien merecido • Eres igualito/a a... • Qué más quisieras tú que... • Nunca cambiarás • Todo es por tu bien • Tu a mí no me quieres • Siempre es culpa tuya • Me matarás a disgustos • No te atrevas a mentirme • etc., etc. ¿Quién no ha sufrido (o practica) estos engaños y manipulaciones neuróticas? Pero millones de personas lo llaman "amor".

El Secreto del Mundo

Imagen
Cuanto más exploro los maltratos de familia, menos "zen" soy y más radical me voy volviendo. Más escandaloso e intolerable me parece todo. Siento que, de algún modo, me acerco al núcleo de muchísimos problemas personales y sociales; que rozo incluso uno de los "secretos del mundo". ¿Y cuál sería este secreto? El de que, salvo excepciones (por muchas que sean), la institución familiar constituye desde siempre y en todo el mundo un gigantesco fraude . La familia es ciertamente, idealismos a parte, una dictadura. Como todas las dictaduras, puede ser más o menos dura, pero consiste por definición en el dominio de los fuertes (la familia), que tienen todo el poder, sobre los débiles (los niños), que no tienen ningún poder. Por tanto, como todo sistema autoritario, es opaco  y fácilmente proclive a toda clase de abusos (en este caso, emocionales, físicos y/o sexuales) . Los sufrimientos y estragos persona

Más allá de las ventanas

Imagen
Parece mentira que millones de personas crean sin pestañear cualquier cosa que no pueden verificar , sólo porque lo ven en sus "ventanas". Pero precisamente ésta es la baza de las ventanas: mentir a destajo no sólo aprovechando su efecto mágico-hipnótico sobre las personas, sino porque generalmente nadie va a comprobar lo que dicen. Todo sistema cerrado favorece el engaño (o incluso es creado para engañar). Por eso cualquier verdad y libertad suele encontrarse más allá de las ventanas.

El día que aprendí... lo que tenía que aprender

Uno de los casos más duros, pero también más didácticos, de mi experiencia profesional fue, hace años, el de un hombre maltratado brutalmente por su padre. En su preadolescencia discutían a menudo. El padre perdía a veces los estribos y, fuera de sí, derribaba al chaval contra el suelo y, a horcajadas sobre él, lo estrangulaba con todas sus fuerzas. El ataque era tan brutal y prolongado que el chico, aterrorizado y sin poder respirar, a veces temía angustiosamente que, hoy sí, mi padre va a matarme... Mi paciente relataba la ferocidad de aquellos ataques con un realismo detallado que me estremecía, me conmocionaba... Y mis pensamientos eran obvios: ¡aquel padre había sido un energúmeno, un delincuente, un canalla! Pero no fue aquello lo que me marcó. Lo que me marcó para siempre fue el contexto de las escenas. Pues aquel hombre me explicaba: "Tirado en el suelo, mi padre encima asfixiándome con aquellas zarpas y gritos terroríficos, veía

Los lapidados

Imagen
Deploro los difamadores de los muertos. Esos personajes que toman a figuras célebres e influyentes (artistas, escritores, científicos, políticos, etc.) y, aprovechando que no pueden defenderse y con la excusa de "entender mejor su obra" o simplemente por mercantil voyeurismo, se dedican a divulgar los trapos sucios de sus vidas privadas. Las desacreditan ante los millones de personas que las admiraron, las amaron, las imitaron, aprendieron de ellas. Algunos de estos libelos apestan a envidia, a revanchas personales, a ideológicas necesidades de destruir todo aquello más grande, bello y útil que las intenciones de sus "desmitificadores"... Una de estas víctimas lapidadas por el narcisismo ajeno fue, por ejemplo, la gran Alice Miller. Personalmente, siempre me importó un bledo la vida privada (no así la profesional) de los músicos, artistas, escritores, filósofos o psicólogos que han influido en mi vida. Y no digamos las de mis terapeutas. Nunca

La Madre Inexistente

Imagen
Hay tres películas magníficas sobre madres patológicas contra sus hijas: Sonata de otoño (Ingmar Bergman, 1978), El invitado de invierno (Alan Rickman, 1997) y Agosto (John Wells, 2013). Para mí, dado lo universal del problema, son películas sobre el mito de la "Madre" y, por extensión, de la "Familia". Por supuesto que hay también familias positivas, etc. Pero todas las teorías de la Neurosis, del Trauma y del Análisis Psicodinámico surgen precisamente de esas llamadas familias "tóxicas", dominadas por una pseudomadre egocéntrica, tiránica o inepta, simbiotizada con un pseudopadre similar, o ausente. En el caso de las pseudomadres, millones de ellas no son, en efecto, sino mujeres completamente vacías y parasitarias de sus hijos, a los que, "a cambio" de una crianza infantil extremadamente precaria y traumática, se aferran para siempre para sobrevivir, exigiendo lealtad perpetua. Jamás tuvieron a sus hijos por

Frío y caliente

Muchos textos de psicología son intelectuales (demasiado técnicos, farragosos, más ricos en "datos" y teorías que en conclusiones útiles). O eufemísticos (demasiado superficiales, condescendientes con el lector, timoratos). Ninguna de ambas categorías afronta con empatía la subjetividad, el dolor ardiente del neurótico. Suelen ser escritos fríos, impersonales, distantes. Quieren ser "científicos". O comerciales. Pero el sufrimiento neurótico -desamparo, miedo, ira, culpa, tristeza- es "caliente". Muy caliente. ¿Cómo pueden los autores fríos comprender a las víctimas que hierven?

Terapeutas reeducadores y terapeutas liberadores

No nos engañemos: en el maremágnum de psicoterapias actuales, sólo hay dos clases fundamentales de psicoterapeutas: 1. Los consciente o inconscientemente reeducadores, es decir, a favor de las instituciones (como la familia), las normas sociales y los valores morales-ideológicos de turno. Estos terapeutas se centran en los pensamientos y conductas del paciente, y su objetivo es dirigir a éste (es decir, someterlo, "adaptarlo") en las direcciones "correctas" preestablecidas. 2. Los consciente o inconscientemente liberadores , es decir, a favor del propio sujeto y sus dolorosos traumas y conflictos internos. Estos terapeutas se centran exclusivamente en ayudar al paciente a comprender y resolver dichos traumas y conflictos, reduciendo así el dolor y favoreciendo su maduración psicoafectiva. Pensamientos y conductas son considerados meros subproductos del proceso. En mi opinión, cualquier terapeuta o pac

Supervivientes

Muchas personas no crecen emocionalmente gracias a sus madres y padres, sino a pesar de ellos. Son los supervivientes de su infancia. Nada que agradecer. Quien mira lo profundo sin miedos ni prejuicios, lo sabe.

Que el bosque no ahogue tu rama

Imagen
Algunos gurús afirman que los trastornos psicofamiliares provienen de los problemas de ciertos miembros ascendientes (padres, tíos, abuelos, bisabuelos...) del "árbol familiar". Los males de estas "ramas" superiores del árbol se transmitirían hacia las ramas inferiores, etc., y como tal árbol es más importante que el sujeto mismo, la curación de éste consistiría finalmente en comprender y aceptar a fondo estos hechos, y abrazarse con amor al sagrado ramaje del que "forma parte". Una variante muy refinada, como vemos, del violento "¡perdona a tu familia!" de siempre. Pero, en la psicoterapia de la neurosis, la invocación del árbol familiar es, a mi entender, tan vana como contraproducente. Es verdad que la neurosis se transmite hacia abajo de persona a persona, de generación a generación, etc., si bien no por misteriosos canales espirituales, hereditarios, etc., sino mediante elemen

El medio no es la causa

Imagen
Lloramos con lágrimas, pero las lágrimas no motivan nuestro llanto. Enrojecemos de ira, pero el enrojecimiento no causa nuestra furia. Temblamos de miedo, pero los temblores no son lo que nos asusta... ¿Por qué, entonces, nuestras neurosis, que también se expresan por medios orgánicos (fisiológicos, nerviosos, bioquímicos), las atribuimos a tales medios? ¿Por qué confundimos sistemáticamente los mecanismos, los vehículos, los "lenguajes" biológicos de nuestras emociones con sus pretendidas "causas"? Sólo los tontos culpan al sudor por el calor que hace, por la angustia que sufren, por el esfuerzo que realizan... Pero así son nuestras teorías biopsiquiátricas. Las cuales nos fascinan porque, obviamente y aunque absurdas, es mucho más fácil y rentable para todos drogar al perro que proporcionarle comida, refugio y afecto.

Los 4 pacientes

No es lo mismo sembrar en tierra fértil y esponjosa, que en terreno duro o contaminado. Por ello, en relación a las aptitudes terapéuticas de los pacientes, hay en mi opinión cuatro tipos fundamentales de personas: 1. Los pacientes receptivos , que acuden a terapia por primera vez, o ya han realizado otra/s con buenos resultados y/o recuerdos.  2. Los pacientes "quemados" , que han realizado una o varias terapias sin éxito, debido a que sólo lograron intelectualizar sus problemas (en cuyo caso traen la cabeza llena de "ideas" psicológicas que usan como blindaje), o a causa de otros motivos (de los que a menudo guardan mal recuerdo). Estas personas muestran poca permeabilidad a la nueva experiencia. 3. Pacientes yatrogénicos . Es decir, dañados (confundidos, reprimidos, culpabilizados, etc.) por malas terapias anteriores, que complicaron aún más su neurosis. Con ellos hay que empezar casi des

Terapias del embudo

Imagen
Muchos psicoterapeutas, más moralistas que sensibles, creen que los grandes maltratados en su infancia (los neuróticos) deben dejar de lamentarse, responsabilizarse de sus problemas y perdonar a sus padres. Otros terapeutas, más iluminados que sensatos, opinan incluso que los niños violentados "eligieron" a sus padres, deben "aprender" de sus tormentos, etc. Sin embargo, esos mismos ayudadores creen sin problemas -y con razón- que cualquier persona adulta maltratada debe alejarse de su agresor, denunciarlo, reclamar justicia, etc. O sea que, en asuntos de evaluación y tratamiento de las secuelas de la violencia, estos pseudoterapeutas cultivan la ley del embudo. Un doble rasero. Todo depende de quién es la víctima y quién el verdugo . Y por descontado, en virtud del Cuarto Mandamiento, ninguna madre ni padre fue jamás responsable, ni mucho menos culpable, de ningún daño psíquico irreversible en sus hijos.

Whatsapp... o la maduración imposible

Imagen
La psicoterapeuta Olga Pujadas ha escrito recientemente en su perfil de Facebook: "Las personas más dañadas han encontrado en el teléfono el arma perfecta para invadir, dominar y vomitar sus ansiedades sobre sus hijos. Y si a la víctima le tiembla el pulso y no se atreve a defenderse, se produce un verdadero acoso, una persecución que, si la lleva a cabo una pareja (sobre todo un hombre) o cualquier otra persona, es denunciable, pero si la perpetra mamá o papá es muy difícil, según me han informado, que las autoridades se lo tomen en serio. Porque, según la opinión general y el Cuarto Mandamiento en particular, los padres "no acosan". Los padres lo único que hacen es reclamar lo suyo: tu atención y tu afecto. Por eso, si ellos lo necesitan e independientemente de lo que tú sientas, desees o necesites, ¡pueden llamarte o mensajearte decenas de veces al día! Y tú, como buen hijo, tendrás la obligación de atenderlos. Por eso, en mi opinión, só

Suicidio juvenil

Imagen
Leo por ahí que aumenta entre los jóvenes el suicidio, junto con otros problemas: trastornos de conducta alimentaria, ansiedad, tocs, depresión, autolesiones, apatía, aburrimiento, dificultades de concentración, insomnio, miedos excesivos... Leo también que, según los expertos, las causas de ello son el aislamiento provocado por la actual pandemia, la avalancha de noticias negativas, los ritmos irregulares del sueño, la difusión en las redes sociales de métodos de autolesión, los problemas socioeconómicos de fondo (desempleo, incertidumbre vital, imposibilidad de emanciparse, etc.). Todo esto es indudable. Pero yo añadiría asimismo otros factores, quizá más relevantes e incluso anteriores a la pandemia: • Deterioro y agotamiento, por todo tipo de limitaciones, de las relaciones familiares. • Agravamiento -por lo mismo- de las familias tóxicas y/o disfuncionales. • Soledad insoportable (familiar, social, existencial). • Gratifi

La diosa

Imagen
Una madre narcisista, neurótica, incluso psicótica o carente de la menor aptitud maternal, es sólo eso. Pero para su hijo pequeño es una diosa . Por ello, en el psiquismo profundo del ser humano pueden ocurrir muchas cosas. Por ejemplo: • si la madre deseaba una niña y trata a su niño como tal, éste se convertirá en "niña". • si la madre odia a los hombres (o mujeres), su niño (o niña) evitará asumir su respectivo sexo. • si la madre "adora" a su hijo o hija, éstos adquirirán la identidad de mamá y se volverán sus siervos. • si la madre los odia, domina o "devora", dañará su crecimiento. • si la madre los maltrata, consiente su maltrato o se deja maltratar por un tercero, lo mismo. • si la madre los ignora glacialmente, obtendrá almas frías y desvinculadas. • si la madre usa al hijo/a como novio, criado, amigo o psicólogo, sólo logrará ovejas dañadas. • si la madre es terrorífi

Envidia, admiración, celos

Pese a tratarse de sentimientos muy diferentes, suele darse una gran confusión entre la envidia, la admiración y los celos. He aquí, según mi experiencia, sus respectivas psicodinámicas: 1. Envidia . Puede ser consciente o inconsciente, grande o pequeña, etc., pero se trata de una asociación inconfundible de dolor y rabia/odio defensivos, contra las personas que reflejan nuestras carencias más agudas. La envidia es siempre patológica y muy corrosiva, tanto para el envidioso como para el envidiado. Se da especialmente en las personas más frustradas, dañadas o narcisistas. 2. Admiración. Es una dinámica de identificación e idealización frente a las personas que poseen más desarrolladas algunas cualidades que nosotros, parcial y/o inconscientemente, también poseemos. Esto convierte a aquéllas en modelos de imitación y aprendizaje. La admiración es motivadora y está relacionada con la capacidad de madurar y amar. 3. Cel

Hambre sexual

Imagen
Hace mucho tiempo, un paciente se me quejaba de que su mujer no era cariñosa, afectuosa, y mucho menos "sexual". Y un día me dijo: - No puedo quererla, si ella no me quiere físicamente. - ¿Se lo has dicho? -le dije. - Sí. - ¿Y qué te dijo? - Que ella "no puede quererme físicamente, si yo no la quiero". Dado que el amor físico (tacto, caricias, abrazos, placer sensorial) es, en nuestro desarrollo, previo a cualquier otra forma de amor; y como tal necesidad es también una dinámica del deseo sexual, el problema de mi paciente ofrecía varias interpretaciones: 1) Quizá sufría una profunda carencia/fijación infantil (materna, física, preverbal), que su esposa, o acaso ninguna mujer, podía satisfacer. 2) Quizá la esposa sufría algún conflicto o bloqueo en ese mismo nivel (u otros), de modo que no podía dar y/o recibir suficiente amor físico y sexual. 3) Quizá sucedían ambas cosas, rea

Cuando el psicópata es... el terapeuta

Imagen
En mi opinión, cualquier profesional que se atreva a  diagnosticar / estigmatizar a un niño de 5 años con la etiqueta de "psicópata", sin analizar a su familia ni mucho menos protegerlo de ésta, sólo está perpetuando el maltrato infantil y contribuyendo a la demolición de la Psicología. La Psicología está, por naturaleza, al servicio de los sufrientes que solicitan voluntariamente su ayuda. Pero algunos terapeutas, a sueldo de algunos clientes (y/o de la sociedad en general) se dedican a vender "diagnósticos" (de psicopatía u otros) sobre terceras personas (menores o adultas) que no han solicitado tal ayuda, ni la desean, ni a menudo -en el caso de los niños- la necesitan. Y esto supone, a mi entender, una profunda perversión ética de la Psicología. Cuando esta disciplina, en efecto, dejando de estar al servicio de la salud psicológica de quienes la piden, trabaja simple y mercenariamente para quienes

¿Curan los "gatitos"?

Imagen
Leo por ahí una opinión profesional: "Si controlas tu pensamiento, controlas tus emociones".  Lo que equivale a decir: "Si sufres por tus graves traumas emocionales, visualiza unos gatitos" . ¿Así? ¿Tan fácil? Parece que, tras la represión/maltrato de los padres, llega a veces la represión/maltrato de algunos terapeutas. Creo que todas las terapias basadas en el (supuesto) poder del pensamiento, el "todo es según te lo tomes", la infatigable "positividad", etc., derivan de la ignorancia o negación de lo inconsciente (es decir, lo no-consciente ). Y ¿quién puede dominar las emociones y conflictos que no conoce? Semejante absurdo voluntarista puede ser útil para pequeños problemas o como filosofía de vida, pero no para abordar las graves secuelas neuróticas de los grandes traumas y maltratos. Simplemente, no se puede extraer clavos con destornilladores. Si el pensamiento tuviese el más mínimo poder, el mu