Entradas

Mostrando entradas de 2020

El cuarto mandamiento

Imagen
La familia parece ser el único grupo humano (aparte de las élites) esencialmente impune por sus fechorías. Todo se le consiente, todo se le perdona, todo se le minimiza y disculpa en nombre del supuesto "amor a los hijos" que míticamente se le atribuye. De este modo, los daños graves que jamás se tolerarían, por ejemplo, en ciudadanos, médicos, profesores, ingenieros, arquitectos, empresarios, comerciantes, sectas, delincuentes, políticos, etc., se toleran perfecta, regular y normalizadamente en la familia. ¿Por qué podemos cuestionar cualquier claroscuro social, pero no la totémica familia, cuyos horrores son tan evidentes como infinitos para cualquier observador imparcial? Con el agravante de que sus masas de víctimas, los niños, no sólo son máximamente vulnerables y dependientes, sino que, por eso mismo, son los primeros (en general) en encubrir y absolver a sus victimarios. "¡Pobrecillos, mis verdugos hicieron lo que pudieron!". Aunque luego esas mism

Vampiros

Imagen
Leo por ahí el meme de una madre que dice: "No hay mayor felicidad que el abrazo de un hijo".  Y me quedo atónito.  Esta aberración universal es un ejemplo perfecto de la génesis de la neurosis. Pues la felicidad de los adultos sanos no es recibir abrazos de los niños, etc., sino, muy al revés, darlos . Los hijos no nacen para que nos amen y sostengan, sino para ser amados y sostenidos. O enfermarán sin remedio... Porque no es posible sobrevivir a los vampiros. Foto: Madre en éxtasis libando amor de una niña.

El maltrato de los no-límites

Un niño no puede asimilar la promiscuidad sexual de sus padres. No puede asimilar su ira permanente contra el mundo. No puede asimilar el "todo (o nada) vale" . No puede asimilar su desidia, negligencia o caos. No puede asimilar sus conflictos permanentes. No puede asimilar la injusticia, violencia, muerte o suicidio de las personas. No puede asimilar su indiferencia ante hechos extraños o amenazantes. Para el adulto, el mundo es algo "sólido" que puede cuidar o destruir. Pero para el niño todo está en construcción. Por eso necesita -como todo lo vivo- seguridad, serenidad, rutinas, delimitaciones, pautas, amor protector. No sólo daña, pues, a los niños lo que algunos adultos hacen, sino también lo que, por falta (neurótica o ideológica) de límites, dejan de hacer.  Por ejemplo, no proteger a los menores de todo aquello que puedan ver, escuchar, hacer, participar, imitar o experimentar, sin estar aún madurados para ello.

El sano sentimiento de culpa

La diferencia entre los padres maltratadores que desean cambiar (y cambian) respecto de los que no perciben, no desean o no "logran" cambiar, es el sano sentimiento de culpa. La culpa tiene mala prensa, pero sólo es realmente nociva cuando es neurótica, expresión de férreas represiones morales/sociales. Pero hay un tipo de culpa, nacida del amor , que es el remordimiento insoportable frente a los daños causados voluntaria o involuntariamente a un ser realmente querido. Este sentimiento de culpa, perfectamente sano y deseable, anhela reparación y sólo puede curarse... reparando. Los progenitores que logren experimentar esta clase de dolor y obren en consecuencia, mejorarán las relaciones con sus hijos. Los demás, desde su ceguera habitual, seguirán dañándolos.

Tener un piano no te hace pianista

Imagen
Tener un hijo no te convierte en madre o padre. Puede que biológicamente sí. Legalmente sí. Pero emocionalmente, ni en sueños. Ser madre o padre no es cuestión de sangre, conductas o esfuerzos. Es un lazo psicoafectivo, un compromiso, una experiencia, una misión de amor. Tendrás, pues, que demostrar tu capacidad de maternidad o paternidad. Tendrás que ganarte el respeto, la confianza, el amor, la gratitud de tus hijos. Pues tener un piano no hace a nadie pianista.

¡No piséis la hierba!

Imagen
La duración y gravedad de los trastornos neuróticos no dependen sólo de los errores de crianza en el pasado, sino también de los que las familias siguen cometiendo durante toda la vida del hijo/a.  Los progenitores inadecuados no suelen rectificar sus fallos con el tiempo (como mucho, los atenúan), pues no son conscientes de ellos, o los niegan, y jamás resuelven las compulsiones que los determinan. Por eso es difícil diferenciar el peso real de la infancia del de la actualidad. Y también es muy fácil exagerar la importancia de la primera para eludir la responsabilidad frente a la segunda.  Pero los padres lúcidos no ignoran el gran poder sanador del Ahora. La hierba vuelve a crecer cuando dejamos de pisotearla. Para ayudar a curar a un hijo herido, mamá y papá sólo tienen que dejar de repetir los mismos errores. Para ello necesitan ampliar su consciencia. Aliviar sus propias heridas infantiles. Expresar sus sentimientos por canales adecuados. Aprender a confiar y perdonarse. Recobrar

¿Adaptarse o someterse?

Imagen
No es lo mismo adaptarnos que someternos. Mucha gente lo confunde y, desde luego, el poder suele usar lo primero como eufemismo y engaño para lograr lo segundo. Se nos dice, por ejemplo, "adáptate a estos tiempos cambiantes, difíciles, injustos", cuando lo que realmente se nos quiere decir es "resígnate, obedece y sigue la corriente". Pero la verdadera adaptación requiere mi libertad y participación en aquello a lo que necesito adaptarme. Es un proceso voluntario, interactivo, beneficioso para todas las partes; como cuando, p. ej., aprendo a convivir con mi pareja, desenvolverme en otro trabajo o país, etc. Pero si mis necesidades y deseos no juegan ningún papel, si sólo se espera de mí una rendición sin diálogo ni alternativas, entonces se trata de otra cosa. Es mero autoritarismo. Violencia encubierta. A menudo la "adaptación" no es más que sometimiento.

Sobre el narcisismo

El narcisismo es una defensa contra el propio vacío, convertida en modo de ser. Es una estrategia adaptativa. Una forma de supervivencia.  Como el narciso/a no sabe amar, domina. Inconscientemente aterrado, debe elegir entre "tú o yo"; y elige "yo" porque sus experiencias tempranas con el "tú" (la madre, la familia) fueron nulas o nefastas. Así se convirtió en ese cascarón egocéntrico, desvinculado y a veces depredador que, según sus distintas formas y grados, solemos llamar neurótico, sociópata, psicótico, etc. De ahí la crucial necesidad de no maltratar a los niños.

Vínculo y terapia

Imagen
Creo que la buena psicoterapia es, en el fondo, un proceso de recrianza . Porque lo que algunas personas dañaron sólo otras personas podrán ayudar a repararlo. No son los métodos los que curan, sino los vínculos cliente-terapeuta. Son los lazos de la víctima con el terapeuta, cuyo "Pecho Bueno" reemplaza en parte al "Pecho Tóxico" interiorizado por aquélla, los que irán reparando el alma del neurótico. Pues le transfieren amor, consciencia, autoestima, fuerza. Es una especie de bypass psicoafectivo hacia un futuro mejor.

Miscelánea (2019-2020)

Textos importados de un espacio web anterior: 1. Sobre el arte de saber 2. Los psicópatas son otra cosa 3. Sobre el qué y el cómo 4. Las muchas caras de la neurosis 5. Idealismo y materialismo 6. Guerra de Sexos 7. Homofobias 8. El rebelde 9. Mentiras 10. El pasado es ahora 11. El hambre que no cesa 12. Hijos de la nada 13. La felicidad sexual 14. ¿Agradeceros mi vida? 15. Ombligos 16. Sobre la revictimación 17. Los salvadores 18. Terapia y superstición 19. El corazón de la neurosis 20. El hábito no hace al monje 21. La pornografía emocional 22. El efecto tenaza 23. El móvil del crimen 24. ¿Amor? 25. La neurosis en dos palabras 26. La cuestión de los límites 27. Psicópatas y victimistas 28. La Máquina 29. El tirano perfecto 30. La pedofilia rampante 31. ¿Sirven los consejos? 32. Las madres engañadas 33. La fuente de la autoestima 34. Pensar es soñar 35. Problemas y soluciones 36. El drama familiar 37. El hechizo neurótico

PRESENTACIÓN

Imagen
En este blog deseo compartir pensamientos breves sobre temas variados, siempre desde mi experiencia a lo largo de muchos años como psicoterapeuta psicodinámico basado en Alice Miller. Comenzaré incluyendo, bajo el título genérico de Miscelánea , algunos materiales procedentes de un espacio anterior, y añadiré otros textos importados desde mi Facebook . Posteriormente iré escribiendo nuevas entradas. Abajo, en Lista de Entradas , podréis ver fácilmente lo publicado. En mi sitio web hallaréis mis artículos profesionales, servicios, etc. (ver también menú del blog). Espero que todo ello os resulte interesante. José Luis Cano Gil Psicoterapeuta y Escritor